El Debate, 12 de octubre/2017.- Está comprobado que el uso de agroquímicos lacera la salud de los humanos y es urgente que la Secretaría de Salud modifique las políticas públicas para moderar el uso de los plaguicidas en la actividad agrícola de Sinaloa.
Así lo define la integrante del Sistema Nacional de Investigadores del Conacyt, Maricarmen Martínez Valenzuela, quien ayer participó en el foro de Prevención de daños a la salud por el uso de agroquímicos.
Tan solo en leucemia Sinaloa ocupa el octavo lugar de incidencia a nivel nacional con el registro de 3.7 defunciones por cada 100 mil habitantes.
Recomendación
En su ponencia la investigadora mencionó que hace varios años investigan el efecto que causan los plaguicidas en la salud humana, particularmente en el estado de Sinaloa.
“Particularmente para el municipio de Guasave es algo súmamente preocupante, tenemos las evidencias científicas, clínicas, médicas, que demuestran que este municipio está en una situación que preocupa y debe ocuparnos y buscar resolver”, expresó.
Mencionó que han realizado estudios en niños recién nacidos de todo el estado y dio un panorama general de la situación que guarda el estado respecto al consumo de alimentos, lo que respiran y toman los ciudadanos.
Planeación
Habló del liderzago que tiene Sinaloa en el sistema productivo que no puede negar los escenarios que viven y mostró un libro titulado Los plaguicidas altamente peligrosos en México, que contempla un panorama nacional y donde figura Guasave y otros municipios con cifras de mezclas de plaguicidas que se usan para la producción primaria.
En Sinaloa los ciudadanos están expuestos a plaguicidas principalmente de índole organofosforado o carbonatos que son los grupos químicos que más se utilizan, mencionó, mimos que tienen efectos y provocan enfermedades y deterioro al nivel del genoma. “Ya tenemos evidencia científica de eso, hemos hecho estudios que van desde monitorear la distancia a la que se dispersan las moléculas, somos un pueblo donde nos aspersan con mezclas complejas de plaguicidas que llegan a distancias inimaginables”, manifestó.
Problema
La investigadora mencionó que en tres o cuatro kilómetros transitan moléculas que tienen la capacidad de unirse a las moléculas de agua que flotan en el ambiente, lo que propicia que los vientos las hagan llegar a más distancias donde hay cuerpos de agua que alimentan la red potable.
“¿A dónde se van a ir esas sustancias?, a ser almacenadas en organismos vivos como nosotros: nuestro hígado, nuestro páncreas, el sistema circulatorio”, expuso.
Declaró además que hay un inadecuado manejo de envases de plaguicidas y que negar el problema no es la solución, por lo que llamó a tomar acciones.
Enfermedades
Martínez Valenzuela mencionó que las estadísticas posicionan en los primeros lugares en enfermedades generando problemas irreversibles tanto en jornaleros como en madres de familia, niños y neonatos.
Para prevenir estos padecimientos opinó que definitivamente se tienen que modificar las políticas públicas partiendo de la aceptación del problema.
“Tenemos que aceptar que hay una situación que debe ser atendida, que está causando un problema a la salud pública.”
Entre los tipos de cáncer más frecuentes de la entidad mencionó el de tiroides, esófago y cáncer de mama.