AARFS ASOCIACIÓN CIVIL

La Revolución Industrial 4.0 en la Agricultura

Fecha de Publicación: 31/05/2023

La humanidad ha pasado por 4 etapas tecnológicas que se denominan revoluciones industriales: la primera, se basó en la adopción de las máquinas de vapor como una manera de mejorar el transporte y la logística; la segunda, se inició con la utilización de la energía eléctrica; la tercera, se dio con la incursión de los sistemas digitales y actualmente vivimos la cuarta etapa, con el uso de sistemas físico-cibernéticos para una gran cantidad de tareas diarias. 

Hoy en día, vivimos inmersos en una revolución tecnológica que modificará drásticamente la forma que el sector de alimentos producirá y comercializará sus productos. Las agroindustrias innovadoras, no solamente serán las que lancen nuevos productos y servicios, sino las que implementen estas nuevas tecnologías para solucionar problemas de producción, atender los cambios en la conducta del consumidor y modificar modelos de comercialización y distribución.

 

Por ejemplo, un sector como el hortícola que requiere una importante cantidad de mano de obra, las nuevas tecnologías van a ayudar a disminuir costos mediante la automatización y la robótica.

 

Sin embargo, la parte más importante de la estrategia que tiene que seguir el sector agroalimentario radica en situar la generación y análisis de datos como eje central para mejorar la toma de decisiones y eficientar las operaciones agrícolas; parte de lo que se ha denominado en los últimos años como agricultura de precisión; para ello, el uso de sensores, satélites y drones, serán las herramientas de obtención de datos básicos para el desarrollo de la agricultura durante los próximos años.

 

También la comercialización de frutas y hortalizas frescas está evolucionando a esquemas electrónicos, con los cuales el mercado busca minimizar las ineficiencias generadas en los procesos comerciales tradicionales, reuniendo directamente a compradores y vendedores en torno a un mercado virtual consolidando múltiples ofertas o desarrollando subastas electrónicas.

 

A través de estos nuevos modelos de negocio y distribución, los agricultores pueden reducir significativamente los costos asociados con la comercialización de sus productos, además consiguen contactar con un mayor número de proveedores o compradores.

 

Actualmente el volumen de frutas y hortalizas de operaciones realizadas a través de estas plataformas digitales todavía representa una mínima parte del total generado por los sistemas tradicionales. Sin embargo, se espera que en los próximos años el volumen de negocio conducido por estas plataformas pasará del 4% actual a representar el 70% de todo el comercio mundial de frutas y hortalizas en el año 2030.

 

En los próximos 20 años se reducirá hasta un 90% la mano de obra que se requiere en los procesos de cosecha, selección y empaque.

Los robots terrestres son principalmente los dispositivos robotizados que se emplean en el campo, ya sean de interior o de exterior. Son identificados por las siglas UGV, de Vehículos Terrestres Autónomos. Existen numerosas empresas que han desarrollado soluciones que han tenido una gran acogida por el sector agrícola.