Línea Directa, 20 de mayo/2020.- La decisión  unilateral del Gobierno Federal de cambiar de tajo la política agrícola y suspender la importación de glifosato, vital para la agricultura comercial, vendrá a perjudicar de manera seria aún más a este sector que depende mucho de este tipo de productos, lamentaron los dirigentes de Caades y Liga de Comunidades Agrarias.

Gustavo Rojo y Faustino Hernández, respectivamente, señalaron que la agricultura extensiva requiere el uso de herbicidas que contienen ese producto, y que se usa de manera sustentable de los cual ya se presentó ya una queja ante la Semarnat que es la que mantiene la suspensión.

“A trabajar y eso nos va a implicar mucho más costo de producción de los cultivos”, señaló el presidente de Caades.

“Nosotros en las extensiones se nos agrava el problema porque no podemos andar taspanando, si no somos de media hectárea de un cuarto de hectárea, aquí”, expuso el líder cenecista.

Rojo Plascencia, presidente de Caades, abundó que por parte de los productores de Sinaloa ya se le hizo llegar esta preocupación al titular de Semarnat, donde se le expone que los productores de Sinaloa han usado el glifosato de manera segura desde hace más de 20 años ya que permite el control efectivo de las malezas, minimiza las prácticas de labranza y reduce las emisiones de gases de efecto

Agregó que quienes usan este tipo de herbicidas producen cosechan que son 25 por ciento mayores gracias al eficiente control de malezas en comparación con las prácticas agrícolas sin glifosato. A su vez, esto significa una mayor rentabilidad de entre 20 y 30 por ciento.